jueves, 17 de agosto de 2017

Se puede porque se debe


La nota de José Natanson ha generado esperables reacciones desde diversos sectores pero todas coinciden en un mismo nivel de cerrazón. Pareciera que reconocer aciertos políticos en el adversario es un pasaje de ida a la excomunión por parte de muchos que se dicen cultores del nacionalismo popular. Natanson se introduce con valentía en algunos lugares que nos pueden molestar pero que es necesario evaluar y repensar porque de otro modo no entenderemos jamás porqué el macrismo viene hegemonizando la ciudad de Buenos Aires hace más de una década y porqué ahora todo indica que lo hará en buena parte del país.

Natanson tiene la honestidad intelectual de publicar una mirada que muchos valoramos porque la consideramos correcta, razonable, pero por sobre todo una mirada con los pies en la tierra, sin escafandras y sin antifaz, es que al fin y al cabo estos son algunos de los elementos centrales para elaborar un diagnóstico preciso de qué nos viene pasando pero vuelve a reiterarse el reflejo de señalar despectivamente a quien se anima a plantearlo en lugar de analizar lo que nos propone en su escrito. Creo también que en el texto en cuestión, el autor enumera una serie de aciertos evidentes del macrismo sobe los que alguna vez tendremos que ponernos a pensar, salvo que sigamos entendiendo que a la CABA, si vota en un 50% a Carrió hay que prenderla fuego con todos los porteños que le dieron su voto. Me parece que a muchos les resulta más cómodo admitir que eso es más fácil que analizar por qué desde lo que fue el FPV no logramos superar el 20 por ciento en el distrito.

La comodidad y cierta pereza nos han dañado mucho porque nos hicieron creer que mágicamente todo es para siempre, desde los votos hasta la hegemonía. Hubo un momento en que eso que se denomina campo nacional y popular estuvo a la ofensiva, el punto máximo de esa etapa fue cuando Néstor lanzó el ya histórico "Qué te pasa Clarín ¿Estás nervioso?" Esa etapa duró hasta 2011 (el período entre la derrota con De Narváez en 2009 y la reelección de CFK fue lisa y llanamente glorioso) y a partir de ahí se nos empezaron a escurrir de las manos desde los votos hasta las victorias. Mucho antes de que Sergio Massa se abriera, en los mentideros K hablábamos a diario con los compañeros sobre las consecuencias que podría tener su partida (hay decenas de amigos que pueden atestiguar lo que digo) pero en Casa Rosada ni se mosquearon. La consecuencia fue la derrota en 2013 ¡A dos años del 55 por ciento! Luego vino el minué del 2015 y la pésima resolución de la interna con la consecuente derrota, que fue ajustada por esa militancia que salió a subirse a los trenes y a tocar timbre porque de lo contrario Macri nos ganaba por mucha más diferencia. Y ahora, agregando a lo que considero el error de jugar a Cristina (Algo sobre lo que ya escribí hasta el cansancio) estamos comprobando que efectivamente tenía un techo bajo y eso muy probablemente le signifique la derrota en octubre. Pero cuando alguien sale a bucear y exponer aciertos del bloque histórico que hoy gobierna el país, cunde el reflejo de salir a masacrarlo ¿Tanto cuesta advertir que estamos mal y vamos peor? ¿Tanto cuesta admitir que hasta en las PASO porteñas de UC un porcentaje nada desdeñable manifestó con su voto el desacuerdo con una lista decidida entre cuatro paredes? ¿Tanto cuesta admitir que la negativa a participar de la PASO en PBA fue la antesala de un octubre temible? Lo que parece estar en la base de todo este desaguisado es la falta de decisión de los compañeros para salir a plantear con fuerza el disenso con la conducción, el creer que dejando pasar oportunidades llegará el momento en que cristalizarán las respuestas superadoras.

Ese ha sido un error garrafal...

Fallecido Néstor, el kirchnerismo entró en la etapa religiosa y se fue consumiendo en el dogma y la adoración a Cristina. En ese trance olvidó que más allá de las inmensas virtudes que posee la compañera, tiene su contrapeso en la incapacidad absoluta de armar en política. Con Cristina sólo hay una posibilidad: decir que sí. Cualquier otra actitud será entendida como una de las mil variantes del rupturismo. Bien, así hemos quedado, con una Cristina que ni siquiera saluda a los compañeros peronistas que ganaron en sus provincias como Pepo en Chaco o en La Rioja hace un par de meses; con el peronismo fraccionado en decenas de sectores a nivel nacional, con derrotas en dos bastiones como La Pampa y San Luis, donde desde 1983 se venía ganando, y con una derecha que tiende a tornarse día a día más hegemónica. 

Un dato que no debe pasar desapercibido: en 2015, cuando Cristina hizo el famoso llamado al "Baño de Humildad", en la provincia de Buenos Aires había más de 10 precandidaturas a gobernador, eso ya de por si hablaba del nivel de divergencias internas que se habían ido acumulando como demostración incontestable de que el FPV por abajo era un caos plagado de contradicciones de diverso grado. Como sabemos, luego de que se bajaron las listas quedaron sólo las de Aníbal Fernández y Julián Domínguez con las artimañanas realizadas y el resultado que todos conocemos. 

¿Hasta cuándo seguiremos sin analizar estas cuestiones que hacen al diagnóstico que nos está faltando?

A veces pienso que en el escenario de 2011, con Ricardito Alfonsín y Hermes Binner como contendores deberíamos haber obtenido el 65/70 % de los votos ¡Si no competíamos contra nadie, en términos políticos! Pero en lugar de analizar el resultado por este lado cedimos a la facilidad de debatir entre nosotros si habíamos llegado definitivamente al fin de la historia y el resultado de las elecciones nos ponía al borde de una hegemonía que duraría décadas. Bastaron menos de dos años para comprobar que no habíamos entendido la etapa, que no nos habíamos dado cuenta que la sociedad argentina, así como te da el voto te lo quita cuando lo considere necesario, pero todo eso no lo supimos ver y no paramos de equivocarnos hasta que perdimos nada menos que el gobierno de la PBA, con todo lo que ello implica. Entre otras cuestiones no hicimos caso a esa máxima según la cual el otro también juega, y no me refiero a ese otro imaginario de los camporistas sino al que está enfrente, al que nos ganó. Venimos derivando cual jangada por el Río Paraná, rebotando de costa en costa, descendiendo lentamente, por momentos con pausa, por momentos más violentamente pero algo es seguro: estamos ya muy cerca de la desembocadura al mar donde ya la jangada se fraccionará en mil pedacitos que flotarán cada uno por su lado hasta perderse en la nada. Políticamente eso es lo que nos viene pasando hace seis años, pero no lo hemos sabido ver, no lo hemos querido entender, no lo hemos sabido afrontar y acá están las consecuencias.

Va de suyo que estas líneas no logran iluminar un futuro, porque eso es algo colectivo que saldrá del amuchamiento razonable y honesto de la mayor cantidad posible de compañeros. Estas líneas toman de pretexto la muy buena nota de Natanson buscando transformarse en un nuevo llamamiento para que entendamos que así como vamos vamos mal y día a día no paramos de empeorar, por no encontrar elementos para frenar la sangría y si se quiere también por cierta falta de coraje para enfrentar a Cristina y su corte marcando a fuego que como conducción sólo nos están llevando al suicidio colectivo.

Estoy afiliado a la junta de los que creen que se puede, compañeros, se puede porque se pudo, se puede porque se debe, se puede porque cada vez que mis hijos me escuchan renegar me miran con ojitos extrañados... seguro pensarán ¿Pero qué le pasa a Papá que ahora se enoja con Cristina si nos crió enseñándonos a pelear por ella? Se puede porque ahora mismo como padre discuto de igual a igual con ellos sin pretender que me obedezcan sino ejercitándolos para que no sean seguidores pasivos de nadie en el mundo, para que se comprometan, para que banquen una divisa pero sepan cuándo pegar el grito y marcar errores evidentes. Se puede porque se debe, se puede porque si alguna vez tuvimos el coraje y los aciertos para poner contra las cuerdas a los grandes conglomerados que detentan el poder (en la 125, en la ley de Medios, etc) eso significa que tenemos valores y virtudes ¿Qué nos hizo perderlas de vista? ¿Qué nos transformó en músicos burócratas que tocan de memoria una partitura ya gastada y aburrida en lugar de sacar afuera todas las virtudes -que son muchas- que nos llevaron a protagonizar una gesta que fue lo más avanzado que se pudo dar el pueblo argentino? 

Nos falta Jazz...nos faltan ganas de gestar nuevas aventuras.

¿Quién nos hizo creer, después de tantas batallas, que sólo nos resta añorar los tiempos pasados? 

¿Quién nos hizo creer que los procesos revolucionarios no están condenados a transformarse permanentemente, aunque en esa transformación tengan que cuestionarse las mismísimas conducciones, sentando al mismo tiempo las bases para las que tienen que llegar a ocupar su tiempo histórico? 

¿O acaso no nos animamos a ir al frente y preferimos quedarnos en la cómoda creyendo que Cristina nos va a iluminar? 

Nooo, queridos compañeros: si no somos capaces de generarnos luces nuevas nos aguarda una larga noche.



¡Gracias por apoyar este blog visitando sus publicidades!
Gerardo

10 comentarios:

Dr. Carlos A. Medina dijo...

Gracias Gerardo, voy a seguir tu consejo, voy a escuchar jazz. Una observación, en tu texto ubicás el llamamiento de Cristina al baño de humildad en 2013. Fue en 2015; vos sabrás por que te has confundido, el apuro o el inconciente? Saludos.

Gerardo Fernández dijo...

Dr. Carlos A. Medina: Muchas gracias por el dato. Efectivamente es el 2015 el año del llamado al baño de humildad ¡Gracias! Y dele al Jazz, siempre cura

Unknown dijo...

Querido Gerardo: Estas haciendo esfuerzos sobrehumanos, hilando finito, solo para justificar tu posición. Volve chabón, que te extrañamos, y dejate de joder que estas pasando de Bojos a Carrasco sin escala.
Lo único que nos queda (y es poquitísimo ya que casi no sirve para nada) es el congreso. En octubre vamos a tener que salir a pelear y cuidar cada voto, ya no sólo para lograrlo, sino para que no lo afanen despues. Randazzo no llega, y meter el voto ahi es sacar a Taiana. Así de simple, por mas que le des las vueltas que quieras.
De todo lo grave que nos viene pasando, lo peor de todo son los 40 tipos que pusimos nosotros y se nos dieron vuelta cobardemente, votando buitres, deuda, corte suprema y etc. Yo no se si eso pasó porque les pusieron guita encima, pero si no fue eso, la otra explicación es que son tipos que se asustaron, que no pudieron sostener la presion, y se hicieron encima. No me vengas con las intendencias, con los gobernadores, con la gestión. Son cagones y punto. Y nos traicionaron. Y la verdad, que por lo que está demostrando Randazzo, no parece ser un tipo que este claramente de nuestro lado, y por lo menos hasta ahora cumplió con el sueño de magnetto, que fue esmerirarle un 6% a Cristina y dejarla en la semilona. Y también deja de joder con el 54%. Eso fue hace mucho tiempo. Pasó nisman, pasó la efedrina, pasó lopez, pasaron miles de esfuerzos descomunales de una prensa de mierda, que esta haciendo mierda la cabeza de la gente. Vos queres respetar a la mayoría de CABA que vota a Carrio. Pero no se puede. Un tipo que le dice chorra a Cristina y vota a macri no merece respeto. Hay que reeducarlo.
Abrazo.
Dario

Gerardo Fernández dijo...

Darío: No vuelvo de donde nunca me fui, salvo que por volver entiendas que tengo que apoyar una serie de decisiones de Cristina que no comparto para nada. No me fuí, hermano, voté en CABA a la UC a disgusto, pero estuve ahí, sin sacar los pies del plato. Respecto a los 40 tipos que pusimos y votaron a los buitres, no es el caso de todos. Estamos en una crisis profunda y de ahí se sale generando espacioos de debate sin condicionamientos para ver qué queremos. Por lo pronto yo no quiero casi nada de lo que ha hecho y hace Cristina, no me contiene su lista de diputados, no me expresa ese duranbarbismo copiado malamente, no me expresan los vetos ni las purgas pero estoy adentro del espacio dispuesto a laburar como tantos compañeros. Y jamás dije que haya que haya que respetar al 50% que vota a Carrió en CABA, dije y repito que hay que entenderlo y para eso es fundamental quitarse la escafandra. Me resisto a suponer que cada uno de esos votos son causas perdidas. No, hermano: miremos de vez en cuando para adentro, asumamos los cagadones que nos hemos mandado porque sólo así saldremos adelante. Cristina tuvo la chance de sumar a Randazzo pero con política, lamentablemente la compañera quiso conformarlo con un carguito. Que ahora no le venga a pedir que la apoye porque el flaco seguirá en la propia dado que el proyecto apunta a 2019 y a mucho más.
Lamento que no lo hayan entendido, lamento que se hayan creído que era verso eso de que tenía el techo mu bajo. De verdad, lo lamento, pero a veces las cosas tienen un tiempo y cuando se pasan es como la fruta.
Te mando un abrazo desde el mismo lugar en el que estuve siempre, el del compromiso con la liberación nacional y el peronismo como su principal nutriente (desde que dejé mi originario paso por el PI en los ochenta)

Felipe dijo...

Gerardo,
No entiendo como se puede levantar el dedito tras el apenas 5% y pico de Randazzo.
Yo esperaba que Randazzo le comiera base electoral a Massa y a Bullrich pero no fue asi.
Esperaba de Randazzo que interpelara a quien Cristina no anda pudiendo interpelar (al trabajador meritocratico "a mi nadie me regalo nada")
La conclusion es evidente : Randazzo "no la vió".
Te parecera poca cosa un 35% de CFK pero en el clima de epoca es casi una proeza.
Yo espera mucho de Randazzo en cuanto a traer votos de este lado y la verdad que fracasó.
Si alguien tiene que hacer autocritica es Randazzo.
A quien le quizo hablar ?
Como le hablo ?
Que supo leer del electorado?
Porque no llegaron sus mensajes ?

No se puede tan livianamente ahorrarse la autocritica tras un 5% y mirar la paja en el ojo ajeno.

Massa desde el peronismo (demosle ese beneficio) supo interpretar un malestar ganar elecciones o tener respetables cantidad de votos en otra. Porque Randazzo no?
Que deberia cambiar o hacer distinto?

Saludos
FELIPE MARTEL

Gerardo Fernández dijo...

Hola Felipe: A las 8 de la mañana del domingo #CUMPLIR tenía cero votos, al concluir la jornada, medio millón y compitiendo entre pesos pesados como CFK, Vidal y Massa. No es poco ¿Que esperábamos más? Por supuesto, pero siempre se empieza por algo. Esto continúa y ahora Cristina observará (en intimidad, nunca para afuera) que cuando se reunió con el flaco, lo minimizó tremendamente al ofrecerle un carguito para que se dejara de joder, pero Randazzo lo rechazó demostrando con ello una entereza difícil de encontrar hoy en la política argentina. Cristina tuvo la chance de sumar a Randazzo pero con política, lamentablemente la compañera quiso conformarlo con un carguito...
¿Acaso te pensás que no sabíamos que el 6 % era el piso? Por supuesto que lo sabíamos, pero como el proyecto recién empieza y las elecciones de este año son sólo el comienzo, se aspira a mucho más a partir de ahora. Disfruten el 35%, qué cosa: Cristina, la mismísima Cristina no logró superar los guarismos de Aníbal y de Insaurralde. El 35 % es la medida del cristinismo desde hace 3 elecciones en PBA pero no lo quieren ver.
Naturalmente no es eso un problema nuestro

Saludos
GERARDO FERNANDEZ

JPF dijo...

Dale Gerardo, seguí ignorando el contexto y dándole al 54%. Seguí con el nestorismo para bajarle el precio a Cristina. A Flor no se le ofreció un "carguito" para que se dejara de joder, si no me equívoco fué la gobernación de la provincia más importante y recientemente 1er. diputado. ¡Y después dicen que C. K. es soberbia! Él metió a Lousteau en el Banco Provincia y lo recomendó para ministro de economía, ¿se acuerdan de la 125? Para una acción política de masas se requiere justamente masas y esa masa crítica de "fans", (según tu adjetivación habitual), parece entender otra cosa. Tal vez sea cierto que debamos perder algunas elecciones, Alfonsín dixit, ya que sumar y unir no es amucharse. Alguna vez metaforizé en tus "posts", una cosa es abrir tranqueras y otra no poner "guardaganado", ya pasamos por un cambiemos parlamentario. Que el Flaco aspire al 2019 o más allá, la gilada como nosotros sólo aspira a pararle la mano a Macri y al liberalismo ya.

Caruso dijo...

Lo que digo tiene mucho de contrafactismo naif, pero si hubiéramos tenido reales PASO, el PJ con Cristina 34 y Randazzo 5 les pinchaba todos los globos. Nos perdimos eso por decisión de Cristina, como nos perdimos verla cruzar la plaza llena después de entregarle el bastón al mequetrefe, como nos perdimos verla votar... Me parecen fallos estratégicos serios que dejan a muchos compañeros a la intemperie o con la sensación de que les están pateando el plato.
Saludos
Fabián

Gerardo Fernández dijo...

JPF: La verdad, que no dejás de asombrarme. Randazzo buscó una solución política al problema del armado y Cristina pretendió solucionarlo con un carguito a Diputado. Siguen sin entender lo que les pasa. Así les va, a ella y a ustedes...

Daniel Madama dijo...

Hola Gerardo
Muy complicado tu papel, hablarle con el corazón, a compañeros que a pesar de perder 3 elecciones al hilo están convencidos que seguimos ganando,y debemos de seguir esta senda, estamos en el Titanic y aunque el iceberg ya se ve, la música para mis oídos sigue sonando y vamos a puro baile disfrutando de los logros del pasado, el problema es que de eso no se vive, eso no se vota y hay que construir para adelante.
CFK tal vez es el cuadro mas solido que hemos tenido en la historia los que somos de alguna manera tortuosa de este palo, ella heredo la construcción política que hizo Nestor, pero la capacidad en liderar y dialogar desde la cima le pertenecían a el por entero, así que una vez que Cristina tuvo la suma de todo ese poder, se le diluyo prontamente.
Creo que debemos lamer nuestras heridas, y un buen comienzo seria dejar de llamarnos traidores cada 15 minutos y al menos por dos años

un saludo
Daniel

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta