sábado, 24 de septiembre de 2016

A propósito de la presencia de Axel Kicillof en TN



Durante la presidencia de CFK se decidió que la mayoría de sus miembros no asistiera a los diversos programas de TN pero eso ya es historia. Lo que nos debe interesar es analizar si los resultados de esa decisión política fueron favorables o no para el kirchnerismo y fundamentalmente para la sociedad. A juzgar por lo que se percibe, los resultados no fueron los deseados: TN siguió existiendo y potenciándose en base a la decisión editorial de practicar "periodismo de guerra" y logró fortalecerse en términos de audiencia, siendo una referencia insoslayable para los sectores interesados en asuntos políticos. La apuesta a desarticular al grupo mediante la aplicación de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual se estrelló contra un sistema judicial que reaccionó de manera previsible, cual fue proteger lo establecido. Y aquí no hay que hacer valoraciones sino entender la lógica de un sistema judicial que es inescindible del poder real de nuestro país.

¿Qué se logró con la negativa a visitar el canal de cable de Clarín?

¿Se hubiera logrado algo asistiendo?

Son preguntas difíciles, sino imposibles de responder, entre otras cosas porque tienen mucho de contrafáctico. Lo importante, entonces, es extraer una enseñanza sencilla y simple: La actitud de ningunear el dispositivo Clarín no sirvió para generar algo superador, salvo que se crea que 678 fue una alternativa de envergadura en términos de comunicación de masas. Este programa hizo aportes valiosos, pero en líneas generales fue útil al núcleo duro del kirchnerismo, lo cual no es en sí mismo negativo: lo complicado es cuando se confunde núcleo duro con audiencias masivas.

Otra enseñanza pasa por entender que tanto Clarín como La Nacion son empresas periodísticas nacidas como tales, por ende conocen el oficio y operan en consecuencia. Tamaños dispositivos jamás podrán enfrentarse con buenas intenciones y militantes voluntariosos pero carentes de la formación y el profesionalismo necesarios para generar una comunicación alternativa que trascienda el nicho de los convencidos.

El presente y lo que se viene en materia de medios exige muchísimo estudio y una extremada dosis de astucia para filtrar mensajes dentro de un bloque de poder mediático fabuloso, que ha emergido del interregno kirchnerista con una solidez mucho mayor que lo que detentaba en 2003.

En el corto plazo, el escenario de medios vigente será imposible de modificar en términos de propiedad y, por ende, en lo referido a los grandes lineamientos editoriales.  Quedan, entonces, dos caminos: o ensimismarse en un micro mundo de, por y para convencidos o atreverse, mediante el ensayo y error, a ver cómo se puede generar una nueva forma de vinculación con los medios.

De nada sirve ya repetir que Clarín miente, entre otras cosas porque la gran mayoría de quienes lo consumen lo saben y no les importa. De la misma forma que yo sé para qué lado patea Carlos Pagni y no por eso dejo de verlo y leerlo.


Lo dicho hasta aquí no significa ajusticiar todo lo que se hizo durante el kirchnerismo en materia de medios. Por el contrario, es una invitación a que realicemos un análisis descarnado de los errores y aciertos, para aprender de los primeros, potenciar los segundos y en base a ello poder sentar las bases de una nueva forma de entender la comunicación.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Por qué recién ahora, Axel?


Lo primero que se me viene a la cabeza al ver este diálogo es la pregunta de porqué el kirchnerismo se ha negado de manera tan obcecada a dar el debate en los ámbitos donde fue, es y será visitante durante toda la vida. 

Le facilitó notoriamente las cosas al adversario cuando podría habérselas empiojado, como muy bien lo demostró Kicillof en esta entrevista con Nelson Castro, que sin dudas es una de las espadas más inteligentes del grupo.

domingo, 18 de septiembre de 2016

viernes, 16 de septiembre de 2016

Emilce Moler dice


Y llega Septiembre y ese mes se me hace noche, se me hace memoria; el calendario atrasa, avanza y se queda fijo en una fecha: 16.

Y llega Septiembre y mis compañeros de militancia, jóvenes de ayer, aparecen vívidos desde sus ausencias; y los de hoy, se hacen presentes en las calles, en marchas, entre banderas, con sus nuevas reivindicaciones. Y se declara por ley el “Día de los Derechos del Estudiante Secundario” y se apropian de la historia reciente, protagonistas de su época, marcan agendas, actividades, valores. Hoy disfrutan, quizás sin saberlo, de ser jóvenes en democracia, gozan de no ser perseguidos políticos, subversivos, presos. Y quisiera gritar que lo valoren, lo disfruten, lo defiendan, no banalicen las historias: pero ellos sabrán qué hacer con nuestra historia. Me muerdo los labios, contengo lágrimas cuando los veo cantar y a veces me quiebro porque en cada uno de sus rostros veo a mis compañeros ausentes, que no los dejaron ver este país, no los dejaron ni siquiera ser jóvenes.


Y llega Septiembre y los recuerdos de los años de soledad, de incomprensión, de no hablar, de sólo estar acompañado por pocos, contrastan con las imágenes de marchas multitudinarias, salones repletos ansiosos de escuchar, banderas, reconocimientos. Manos unidas, abrazos largos y cálidos que nos envuelven y anudan esos lazos que alguna vez fueron quebrados por la represión y la desaparición.

Y llega Septiembre y la justicia repara con la ejemplar sentencia a Etchecolaz. Y una nueva herida se abre: lo desaparecen a Julio López. Y ahora son: los chicos de la Noche de los Lápices, Julio y que el represor, ni ningún otro genocida, vuelva a su casa…

Y llega Septiembre y vuelve la sombra de las delaciones de las autoridades de los colegios y un susurro en la ciudad de La Plata los nombra como responsables de las desapariciones. Y llega Septiembre y en las escuelas se leen maravillosos textos que explican pedagógicamente qué es el Terrorismo de Estado, el genocidio, las violaciones a los Derechos Humanos; con docentes comprometidos, con una Ley de Educación Nacional que plasma este devenir de la democracia. Y vuelve atrasar el calendario cuando se escucha a un presidente hablar de “guerra sucia”, ofende, denigra, duele.

Y llega Septiembre y hay Boleto estudiantil, netbooks, Asignación Universal por Hijo, Plan de viviendas, miles de escuelas nuevas, cientos de Universidades, programas de inclusión educativa, orquestas infantiles en las villas, millones de libros en las bibliotecas, ley de Centros de Estudiantes.

Y este año llega Septiembre, sólo nueve meses y arrasaron con trabajos, derechos, historias recientes, símbolos. Se apropiaron de palabras, dejaron de ser 30000, los luchadores volvimos a ser subversivos.

Pero sólo están unos pasos atrás, y cuando algún viento de Septiembre sople con fuerza, aparecerán, marchando junto a las Madres, las Abuelas, los ex detenidos, los hombres y mujeres que tanto dieron por nuestro país. Y allí estarán los nuevos jóvenes con su rebeldía, compromiso, militancia, junto a todos aquellos que no se resignan a dejar el país para unos pocos que intentan pisotear nuestra historia. Porque la construcción de una sociedad más justa y equitativa, lleva tiempo, es una profunda disputa de poderes, de intereses enfrentados, de construcciones simbólicas y culturales. Lleva esfuerzo, incomoda.

Pero estoy convencida que es posible ganarla, sólo es cuestión de tiempo, porque Septiembre siempre vuelve y el 16 llegó para quedarse.

Emilce Moler- ex detenida desaparecida de La Noche de los Lápices

lunes, 12 de septiembre de 2016

Por qué TN no repite esta entrevista?



Cuenta Darío Villarruel en su programa Secreto de Sumario que el viernes a la noche, el abogado Maximiliano Rusconi, nuevo defensor de Lázaro Báez, le pintó la cara a Diego Leuco en TN, refutando una a una las aseveraciones de little Leuco.

Aquí está el video, al que recomiendo ver para tener una mejor información de la causa Lázaro Báez. 

Es de esperar que no lo borren...