viernes, 26 de agosto de 2016

El kirchnerismo está muerto, pero existe para desestabilizar


Tomemos sólo algunos datos de la semana: Cayó un 13 % la venta de electrodomésticos; la desocupación creció, según el INDEC macrista, un 9,3%; el gobierno comienza a frenar importaciones de productos cuyo ingreso atenta directamente contra las fuentes laborales.

Tomemos un eje central en toda la prensa hegemónica: El kirchnerismo está en terapia intensiva y las apariciones de Cristina Fernández de Kirchner son celebradas en Casa Rosada.

Todo muy claro, pero el análisis se complejiza cuando se lee y escucha a los alfiles del complejo comunicacional hegemónico y entonces resulta que ese kirchnerismo en hilachas, en franca retirada, estaría teniendo -pese a todo- una infinita capacidad de maniobra como para ser el responsable de los ataques denunciados por el presidente y la gobernadora de la PBA. ¿En qué quedamos? ¿Alguien en su sano juicio puede suponer seriamente que una fuerza política que, según los escribas hegemónicos, prácticamente no existe, pueda complicar de una manera tan poderosa al presidente de la Nación y la gobernadora bonaerense?

¿No será que para las usinas políticas e ideológicas del oficialismo es más fácil agitar el fantasma K que hacerse cargo de que son sus graves desaciertos políticos los responsables estructurales del clima que se vive en los barrios?

A 8 meses de macrismo explícito parece mentira concluir el análisis en que lo que tenía para dar es lo que anticipamos tantas veces: Ajuste brutal, fortísima transferencia de recursos a los sectores concentrados y, a consecuencia de estas medidas, aumento desmedido de pobreza y desocupación.

El macrismo es esto, señoras y señores. Es sencillo, no hay que andar con tanto Gre Gre para decir Gregorio. ¿Que el país que tomó no era fácil? Por supuesto ¿Qué había varios frentes complicados? Es cierto. Pero la habilidad política, la prestancia para gobernar y la capacidad para solucionar problemas es un valor del gobierno de turno, ya no del anterior ¡Y es aquí donde se observa con dramatismo que Macri ha venido a reinstalar los privilegios de los sectores más acomodados y el resto que se la banque! Por supuesto que todo envuelto en un paquete de discurso mediático como el que padece el pueblo argentino, donde la culpa de todo la tiene el gobierno que, curiosamente, le dio los mejores años a los sectores populares.

Repito: no era fácil. había muchos problemas, algunos de ellos graves, pero ¿Alguien es su sano juicio puede comparar esta gravedad con la que heredó Néstor Kirchner en 2003? Que cada uno se responda a sí mismo, en la intimidad.

jueves, 25 de agosto de 2016

Hoy se estrena "La del Chango"


Ese Chango mecha corta y mal llevado, pero al mismo tiempo amable y respetuoso con los que compartían su batalla, porque su vida fue una lucha incesante contra los que él denominaba "Los gerentes de la tradición", ese genio inconmensurable hoy tendrá un merecido homenaje cuando en el cine Gaumont se estrene "La del Chango", una película sobre su obra y su aporte a la música popular argentina. 

En este blog he escrito mucho sobre este genio que tuve el gusto de disfrutar en varios reportajes largos, aquí les dejo dos textos que, creo, son representativos y los invito a verla pues es un tributo a todos quienes viven y mueren tras un sueño.

http://tirandoalmedio.blogspot.com.ar/2011/08/el-velorio-del-chango.html

http://tirandoalmedio.blogspot.com.ar/2011/08/chango-farias-gomez.html

Y acá, la nota que le hizo Carlos Polimeni, en Radio del Plata, a Milton Rodríguez, director del Film

martes, 23 de agosto de 2016

Ganó Clarín...

Las reacciones en Facebook del posteo anterior, básicamente respecto a la señora que entrevistó Tognetti me dejan pensando. Leer varios comentaristas dicen “Ganó Clarín” me hace ruido, mucho ruido. Porque decir “Ganó Clarín” también significa que perdimos nosotros, todos quienes apostamos fuertemente a cambiar el mapa de medios en al país. Me parece que el “Ganó Clarín” esconde varias cuestiones, la mayoría de las cuales nos complican pues si algo queda establecido es que le ganó a alguien, en este caso a nosotros, los kirchneristas. ¿Nos ganó a todos o a los que tuvieron mayor responsabilidad en la aplicación de la ley de SCA? Yo creo que les ganó a ellos, los que esperaron que Clarín se adaptara mansamente al proceso de desinversión y prefirieron no negociar nada, para posibilitar, de manera torpemente inocente que los hechos sucedieran como los vimos, con la ley liquidada por DNU y a otra cosa mariposa.

¿Se gestiona así el Estado, sin contemplar los grises, sin establecer un ámbito de negociación con un grupo del poder de Clarín? Creo que no, creo que quienes tuvieron a su cargo la implementación de la ley pecaron de inexpertos y, a conciencia a no, terminaron jugando para el multimedios, al que hoy vemos disfrutar de la victoria. No viene mal recordar que el multimedios presentó en su momento una propuesta de adecuación que, si bien no concordaba el cien por ciento con la idea del gobierno, por lo menos era un paso adelante muy notorio. Pero la respuesta del gobierno fue no, no y no. Y así quedamos, con un mapa de medios absolutamente hegemonizado por ellos ¿Acaso podemos suponer que con las redes sociales competiremos? Me parece que hay que tener la suficiente capacidad y amplitud para entender que desde el kirchnerismo se colaboró y mucho para que hoy las condiciones sean verdaderamente complejas para cualquier perspectiva de recomposición. Y también asumir que marcar un déficit de nuestro gobierno no significa jugar para el enemigo. Por momentos se me hace que a muchos nos place más repetir consignas y lugares K comunes que reconocer dudas y, por qué no, errores.

Cierta vez, mi querida viejita me preguntó “¿La ley de medios consiste en eso que dicen de comienzo y fin de espacio publicitario?” y le dije que no, que era algo muchísimo más profundo…

Hoy ratifico que era algo demasiado, pero demasiado profundo como para haberlo dejado en manos de funcionarios tan incapaces.


La señora votó a Mauricio, pero lo espera



El movilero lo pone a Daniel Tognetti en contacto con una señora que está en Plaza de Mayo haciendo cola para recibir fruta gratis. La señora le cuenta que es jubilada, que gana 5 mil pesos por mes y no le alcanza para nada. Acto seguido, la ocasional entrevistada descerraja que votó a Macri para sacar "a la plaga que teníamos". Nelly sigue diciendo que votó a Macri, que está mal, pero todavía no está arrepentida, que está triste por ver la gente tan mal y finaliza afirmando que "Ojalá que nos ayude, por lo menos que haya alguien que no robe, querido. Tengo esperanzas y ojalá que no me defraude"

Hasta aquí un diálogo con muchísimos elementos para sopesar las diversas y variadas formas en que la sociedad recorta y analiza la realidad. La señora está mal, pero sigue dándole crédito al presidente y manifiesta un convencimiento feroz de que cualquier cosa es mejor a "la plaga que teníamos".


¿Cuántos miles de argentinos razonan en sintonía con Nelly? Creo que muchísimos, y que en en eso se funda el apoyo que sigue teniendo el gobierno de Macri. La sociedad argentina es algo mucho más diverso y contradictorio que los que nos convocamos en un acto de la CGT, los que estando en el parque asisten a una convocatoria de Sabbatella y los muchos que participaron de la marcha de hace un mes. 

Y mientras no se logre un diálogo ahí, con ese sector, cualquier hipótesis de regreso es humo, puro humo.

domingo, 21 de agosto de 2016